lunes, 16 de noviembre de 2009

Un cambio de ambiente



Los niños crecen, a veces demasiado deprisa, y cuando nos damos cuenta la decoración que les hicimos en sus habitaciones ya no van con su edad. Lo hicimos con tanto cariño que nos cuesta cambiar y pasar de una habitación infantil a una más juvenil, pero los niños nos lo suelen reclamar, sobre todo si son niñas, como es mi caso.

El cambio ha de ser visible, colores, telas, incluso los muebles ya que las necesidades cambian y por ejemplo pasan a necesitar un lugar para el estudio que antes seguro estaba destinado a los juegos.

En el caso de la habitación que podeis ver en las fotos el cambio ha sido en dos fases ya que hace, más o menos 3 años, ya hicimos un cambio de habitación separando a las dos niñas. Para que lo llevase mejor se lo vendimos como la habitación de hermana mayor que a todas las niñas les gustaría tener, y funcionó. Pintamos la habitación con los colores que ella eligió y tuvimos que comprar muebles nuevos. Éste último cambio ha sido para renovar telas y pintar de nuevo con colores diferentes.

La verdad es que fue fácil porque al tener un color sobre el que trabajar (verde) cuesta menos encontrar las telas y como los muebles ya estaban... Entonces pasé por una tienda de telas que hay en el pueblo y en un momento encontré lo que quería, buscaba unos colores determinados y allí estaban las telas para diseñar la colcha y los visillos.

En la fotografía podéis apreciar el diseño de la colcha y la combinación de los colores. La habitación la pinté en dos mañanas, en verde natural de la marca Pinturas del mundo de Bruguer y una de las paredes, la de la cabecera de la cama en marrón medio de la misma marca. Luego pinté la cenefa y las mariposas con plantillas de estarcido, combinando los mismos colores de la colcha.

No hay comentarios: